Tag Archives: entrevista

El vuelco del cangrejo

Oscar Ruiz Navia dirigió y escribió “El vuelco del Cangrejo” (2010), su opera prima, en ella narra la historia de resistencia de un pueblo a través de la llegada de un turista a una población del pacificado colombiano, llamada “La Barra”. El film, aunque centra toda su atención en las acciones del protagonista, Daniel, y su búsqueda incesante por una lancha -para alejarse del país-, logra entrelazar esta historia con la de un pueblo a punto de ser arrasado por la construcción de un hotel y la de un país sumido en un conflicto armado.

Yuri Lotma afirma que “el cine también absorbe la vida y, para crear su lenguaje, le agrega el lenguaje de la vida”, “El vuelco del cangrejo”, es una cinta cargada de signos, cada cuadro está comunicando, está mostrando no solo un lugar sino una cultura, no solo un personaje sino una vida y una forma de vivirla, nos está mostrando un país.

Así por ejemplo, el director aborda a la costa, desde un pueblo alejado y desconocido, un pueblo olvidado y tranquilo que esta apunto de enfrentarse al progreso, en este caso, en el cuerpo de un paisa ambicioso que solo quiere ganar dinero e imponer su voluntad, pero que también se encuentra con los pobladores que se resisten, que no permitirán fácilmente que otro destruya su entorno.

Daniel llega a “La Barra” en busca de una lancha que lo aleje de su pasado, de lo que fue su vida y de aquellos a quienes conoció, en este pueblo conoce a varias personas, pero Lucía, una pequeña niña, será la encargada de brindarle su ayuda y compañía, hasta el punto de conseguirle la lancha que tanto buscaba pero que parecía nunca encontraría. Lucía, por su parte, es un personaje trascendental en la imagen de país que “El Vuelco del Cangrejo” está mostrando. El tema que Lucía refleja es la educación en las áreas remotas donde el estado colombiano no ha llegado, así, la pequeña asiste a clase de vez en cuando, y cuando lo hace tiene que enfrentarse a las inclemencias del clima.

Pero Lucía, no solo muestra como la educación es precaria en ciertas zonas del país, sino la necesidad y el compromiso de muchos niños que aprovechan cada clase, aun cuando la lluvia y la distancia se conviertan en un gran obstáculo. Las ganas de salir adelante, de lograr algo en la vida, no se limitan en ir a la escuela sino en salir del pueblo, de esta manera, Lucía ofrece irse con Daniel para alejarse de su tierra, ya que al ser un pueblo olvidado y lejano, no cuenta con los espacio para que sus pobladores cumplan sus sueños.

En esta misma dirección están Miguel e Israel, dos adolecentes de la zona, que pasan la mayoría de su tiempo jugando futbol en la playa y ayudando de vez en vez al Paisa, pero, lo que más anhelan es irse de “La Barra”, y por esta razón cuando conocen a Daniel, le proponen emprender un viaje juntos. En la cotidianidad de Miguel y sus compañeros del equipo de futbol, vemos como en este pueblo la vida queda congelada por la ausencia de los pescadores, quienes son los que generan movimiento en el pueblo (cuando regresan de la pesca generan comercio y trabajo para los lugareños) y son la base de la economía del lugar.

Cerebro, el hombre que le alquila un lugar a Daniel para que se quedara mientras esperaba a los pescadores (quienes estaban en mar abierto trabajando), dueños de las lanchas del pueblo, para poder iniciar su viaje, es un personaje muy importante. Él es la representación de los lugareños, es el líder de los nativos de la zona, y es el hombre que representa el respeto por el mar y la tierra y el opositor directo del paisa, quien se empeña en construir un hotel en la playa.

El paisa, llega a imponer sus gustos y decisiones, inicialmente con la música, inunda la playa tranquila, de vientos frescos y olas suaves y sonoras, con el ritmo del reggaetón. Cerebro y los habitantes de la zona, toleran el ruido, pero parlamente al volumen de la música, la calma de los pobladores va desapareciendo. Pero, cuando El paisa, construye una barrera que divide la playa, la paciencia desaparece y el enfrentamiento que los pobladores habían evitado, se hace presente.

Durante estos acontecimientos, Daniel es ajeno, es lejano y de alguna manera representa el papel del centro, cuando la periferia entra en conflicto, el centro no hace nada, no se preocupa por nada, solo actúa cuando los eventos lo afectan directamente. Daniel es la representación de la mayoría de los colombiana y el gobierno, ausente y preocupado por sus objetivos.

Las acciones de cada personaje son los que construyen el discurso que he venido planteando para cada uno de ellos, sus gestos, sus diálogos, la forma en cómo interactúan con el otros y su entorno, son lo que me permiten caracterizar, como lo he venido planteando, su forma de ver la vida y habitar su pueblo, y conectarla con la realidad que el país afronta.

De manera casi imperceptible, el director incluye en este choque de culturas,-la de cerebro y El paisa-, el conflicto armado colombiano, para este fin, usa la televisión, y a partir de diferente escenas contextualiza el momento por el que el resto del país está atravesando. Y aunque no son víctimas directas del conflicto, si lo son de forma indirecta, la ausencia del estado facilita la llegada del paisa y la de sus ideas, la falta de control permite que este quiera tomar poder sobre las tierras y frente a esto, no queda más que enfrentarse a machete y palos. Esta es la representación del problema de tenencia de tierras que existe a lo largo del país, donde el más astuto se aprovecha y roba a los verdaderos dueños de los predios.

“El vuelco del Cangrejo” se apropia de la realidad colombiana para llevarla a la pantalla grande y darla a conocer, sin la necesidad de mostrar los miles de asesinatos y desplazamientos que se han desarrollado en el país durante el conflicto, manifiesta claramente algunas de sus consecuencias, como la falta de inversión en la educación, la ausencia de estado y entes de control en diferentes zonas del país, contrastado con la belleza de una tierra inexplorada y una población tranquila que solo quiere vivir en paz con su entorno.

La entrevista

La entrevista es un género periodístico que es definido como “la más pública de las conversaciones privadas” (Gonzalo Martin Vivaldi) donde el dialogo se concentra en uno de los interlocutores, el entrevistado, éste es el que posee la información que se está buscando, de ahí su importancia.

Antes de llevar a cabo la entrevista se deben tener en cuenta alguno pasos, como lo son: la elección del personaje, el cual debe tener ciertas características, ya sea que es el protagonista de una noticia, es famoso o es el portador de un saber (entre otras); la investigación previa tanto del personaje como del tema que se va a abordar en la entrevista, por ejemplo, si es una entrevista de opinión sobre la reelección del presidente, conocer las particularidades de su gobierno, sus aciertos y fallas…, e identificar la posición ideológica del entrevistado sobre el tema, para proponer preguntas adecuadas; el planteamiento de las preguntas debe guardar en su seno el objetivo de la entrevista.

Este objetivo responde al tipo de entrevista que se va a generar, ya sea una entrevista de retrato (donde las preguntas apuntan a conseguir un perfil bibliográfico, físico y psicológico del personaje), una entrevista informativa (basada en la noticia, donde las preguntas buscan profundizar y conseguir nueva información) o una entrevista de opinión (donde lo que el personaje piense o crea sobre el tema es lo más importante).

De acuerdo a lo anterior, el contenido de la entrevista y las características  de la misma cambiaran de acuerdo a lo que se está buscando. Pero se mantienen aspectos generales como: el título; la entradilla (entrevista de retrato), el lead (entrevista informativa) o la entrada (entrevista de opinión) que generalmente expone el objetivo de la entrevista, datos relevantes o la justificación de la misma; el bloque de preguntas y respuestas que deben estar categorizadas; y el cierre que es muy importante para la entrevista, pues puede presentar la síntesis de la misma o un dato novedoso dado por el entrevistado.

Por consiguiente, cuando hablamos de la entrevista en relación a los medios esta sufre algunos cambios. Cuando nos referimos a la entrevista en prensa, teniendo en cuenta que es un medio escrito, la entrevista debe ser “una nota que trae la vibración de un personaje, su respiración, sus puntos de vista y su naturaleza” como expone Armand Balsebre. Por ejemplo, si se trata de una entrevista de retrato esta debe tener -como mínimo- la descripción psicológica y física a profundidad del personaje, de manera clara y coherente, que conquiste al lector.

Cuando pasamos a la radio un medio donde el audio (la voz, la música y los efectos) juega el papel más importante y lo hace inmediato, la entrevista responde a la brevedad. La entrada debe presentar el tema y el personaje. Las preguntas deben ser puntuales y reveladoras pues una entrevista muy larga cansará a los oyentes. Y el cierre tiende a ser la síntesis de la entrevista, resaltando los datos más importantes, para que aquellos oyentes que no escucharon la entrevista completa conozcan de qué se trató.

La televisión es un medio más complejo, que integra la imagen y el audio, donde aspectos como la iluminación, los ángulos, los planos, los movimientos de la cámara y el lenguaje no verbal establecen una conexión con la audiencia. La entrevista en este medio responde a la misma estructura que sigue de la radio: una entrada que presenta al personaje y el tema; un bloque de preguntas y repuestas; y el cierre donde se planta una conclusión o síntesis de la entrevista.

La diferencia más importante entre la entrevista para prensa, radio y televisión se encuentra en su forma de darla a conocer al público, en los aspecto técnicos y el lenguaje que manejan para llegar a él. En la prensa las palabras y la redacción son la manera de establecer contacto con el lector. En la radio el sonido, los efectos, la música son los que atrapan al oyente. Y en la televisión el lenguaje no verbal (del entrevistador y del entrevistado) es el que captura la atención de televidente.

Las preguntas, ya sean para radio, prensa o televisión son la parte más importante de la entrevista (son su eje central), pues por medio de ellas se consigue la información que se está buscando, por esa razón deben ser: claras, concisas, coherentes y  categorizadas. El buen planteamiento de la preguntas puede marcar el éxito o fracaso de una entrevista.

Está en una buena entrevista, aquí solo les traigo la primera parte: