Globalización, comunicación y cultura.

El presente texto, está basado en las ideas fundamentales de “La globalización en clave cultural”1 de Jesús Martín Barbero, donde se muestra, a mi parecer, el verdadero panorama en el que Latino América se desenvuelve actualmente, haciendo especial énfasis en la influencia de la globalización en la cultura y la comunicación, específicamente en los medios de comunicación latinoamericanos. Aunque el texto es del 2002, las ideas centrales no se han visto modificadas, por el movimiento constante que ha tenido la globalización.

La globalización es vista en el texto como una multiplicidad de procesos articulados en diferentes direcciones, que no se limita a la circulación de productos sino que permite las relaciones entre culturas y entre países. Hay que tener en cuenta que este proceso tiene una doble dirección, por un lado lleva a la pérdida de identidad y sentido de pertenecía nacional -la cual no debe responder a una cultura determinada, pues en la sociedad existe una pluralidad de culturas– quitando el peso de los territorios, y por el otro, al ser posible de transformaciones por parte de la cultura permite la conexión e integración. Actualmente estas conexiones funcionan según la idea de inclusión/exclusión bajo la marca del neoliberalismo donde solo se incluyen las instituciones, empresas e individuos que marchan, por así decirlo, bajo la lógica del mercado.

Es importante resaltar, que aunque la globalización afecta a la cultura, esta no cambia totalmente su esencia sino que modifica y amplia algunos elementos importantes de su constitución, así llegamos a la identidad, la cual ya no es solo sinónimo de raíces, territorio y memoria sino de redes, migración y flujos. Desde la cultura se desarrolla una demanda de recocimiento y sentido, en búsqueda de una identidad, donde se genera una “una nueva forma de estar en el mundo”, que teniendo en cuenta el planteamiento de Habermas afectaría el mundo de la vida: el trabajos (por ejemplo: las jornadas continuas que no permiten almorzar en la casa, el aumento de las mujeres trabajando), la familia (ej. lo hijos se independizan más rápido, la figura patriarcal tiende a devaluarse) y hasta lo que comemos (ej. el cambio de la comida tradicional por la fast-food). Estos cambios, son absorbidos y rentabilizados por el mercado, empujando a las culturas a hibridarse.

La ciudad es el nicho de todos estos cambios, allí podemos observar la hibridación de las culturas (donde se produce una mundialización 2 de imaginarios relacionados a la música, las imágenes y los personajes) y el cambio de la comunicación instrumental a la estructural además de la creación y/o formación de nuevas identidades que fusionan imaginarios nacionales, tradiciones locales e información transnacional. Un ejemplo de estas “nuevas formas de estar juntos”, dirigidas por la generaciones más joven, las encontramos en: las tribus de la noche de Buenos Aires, los chavos banda de Guadalajara y los pandilleros juveniles de Medellín donde vemos una manera determinada de hablar, vestir, representarse y participar.

El texto deja en claro, que es complicado narrar las identidades, pues estas entrelazan: diversidad, lengua, códigos y medios, que por un lado han sido rentabilizados por el mercado y por el otro se generan usos a través de dinámicas sociales creando nuevos tejidos de la sociabilidad.

El texto de Barbero, sufrió unas modificaciones tras el 11 de septiembre y la participación del autor en el II foro Social de Porto Alegre, que le cambiaron de alguna manera su forma ver el mundo. En primer lugar, el 11 septiembre se transforma en una excusa para la “seguridad” y el miedo. Miedo a las fronteras y las vías de comunicación (aéreas, terrestres marítimas…), ya que se empieza a ver en el extranjero al enemigo. Y digo una excusa para la seguridad, ya que aunque el objetivo parece claro, “seguridad social”, el poder concentrado en órganos como el Banco Mundial (BM), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Del Comercio (OMG) que tienen la facultad de hacer sugerencias y recomendaciones a los países, en pro de la globalización que tanto defienden, han iniciado un proceso de control de libertades (de información y expresión) y la manipulación y desviación de la información llegando a vulnerar derechos civiles.

Este último proceso responde a una de las perversiones de la comunicación, citadas en Porto Alegre. La segunda perversión de la que se habla hace referencia a las mega-corporaciones globales, Barbero nombra a siete: AOL-Time Warner, Disney, Sony, News Corporation, Viacom y Bertelsmann, en donde observamos la concentración del poder. Estas transformaciones claramente aumentan el poder monopólico tras actores transnacionales, que convierten al estado en un gerente de los intereses privados (ya que las nuevas tecnologías de comunicación refuerzan sus modos de control y lo alejan de su función pública). Aquí los medios de comunicación pierde su capacidad mediadora y se transforman en empresas industriales, ya que son elementos estratégicos en las políticas de modernización y aperturas económicas.

Estas empresas industriales se hacen más grandes y poderosas gracias a las fusiones entre los diferentes medios, un ejemplo de la construcción de oligopolios lo encontramos en las manos de Ardilla Lulla y Julio Mario Santodomigo, el primero tiene bajo su poder a: “RCN Televisión, RCN Radio, RCN Entretenimiento, Antena 2 Televisión, TV Colombia, Nuestra Tele Noticias 24 Horas”3 y el segundo a: “Caracol Televisión, GenTV Canal8, Caracol TV Internacional, Novelas Caracol, El Espectador, Cine Colombia e Inversiones Cromos S. A.”4 , dándole la posibilidad de unificar contenidos y hacer un filtro de la información para su beneficio.

La influencia de la globalización sobre la comunicación no solo se hace ver con la concentración del poder y el control sobre la información de los oligopolios, sino en la posibilidad de un nuevo espacio público desde las redes de movimientos sociales y los medios de comunicación, donde pueden participar variedad de actores y generarse pluralidad de lecturas produciendo resistencias y alternativas. La internet entra en este punto no solo como el mercado la ve (un espacio para monopolizar), sino como una forma de denunciar la desigualdad y la pobreza, como por ejemplo lo que sucede con los Blogs. Un espacio que les permite a las personas (con acceso a internet) expresar su pensamiento sobre la sociedad y darlo a conocer a nivel mundial.

La comunicación al igual que la globalización tiene dos direcciones, la primera relacionada al desenganche de las culturas y la segunda a la inserción de las mismas en el mercado y la tecnología. La tecnología es una variable muy importante a la hora de identificar el impacto de la globalización en la comunicación. Así percibimos las conformaciones de nuevos medios, lenguajes y saberes que inciden en las formas de pensar y actuar del individuo.

Al acercarse a Latinoamérica, Barbero se cuestiona sobre las políticas de comunicación, a las que caracteriza para plantear un posible camino en el que tengan un sentido: 1) como un espacio de diversidad y construcción de las culturas latinoamericanas; 2)que se relacionen con las políticas culturales, ya que los medios influyen en la cultura; 3) sean tanto para el ámbito privado (pluralismo de la información y reglas establecidas) como el público (en pro de la democracias y la participación ciudadana; 4) y que los procesos que construyen sociedad estén incluidos en el mundo de la educación.

Como dije al principio del texto las conexiones que se han generado giran en torno al mercado, América latina no es la excepción. Ella está regida por lógicas mercantiles (donde prevalece la competitividad sobre la cooperación). Barbero lo ejemplifica con dos movimientos de integración económica: “inserción excluyente” como con el caso del TLC y Mercosur que buscan: concentración de ingresos y reducción de gastos y la “revolución tecnológica” donde se hace notoria la desigualdad en el intercambio. Esta integración también incluye la de los mass media y las tecnologías de información, en la a que las producciones audiovisuales pertenecen a un interés del sector privado, produciéndose una “neutralización y borramiento de las señas de identidad regionales y locales” 5.

El cine tras la pérdida del apoyo estatal y una clara baja en su producción, en países como México, Brasil, Argentina se ve en la necesidad de entrar en negociaciones con la industria televisiva. Las salas de cine empezaron a cerrarse y luego vuelven a abrirse pero como multi-sales, donde lo que prima es la oferta. Barbero plantea que los jóvenes están reconociéndose en el cine y propone la posibilidad de que este medio audiovisual permita “poner a comunicar a las culturas y sus pueblos”6 .

Por su parte, la televisión que según Barbero es la mejor testigo de los procesos de globalización que vive latino América y además posee un gran poder de convocatoria, incluso sobre otros medios, es manipulada para cumplir con interese económicos y políticos, de esta manera el rostro de los países es deformado para esos fines. Barbero explica que la telenovela es el género que mejor combina matrices culturales populares y formatos industriales, ya que la televisión responde a demandas sociales y culturales de la gente permitiéndoles un reconocimiento socio-cultural en lo que proyectan.

Las telenovelas empiezan a competir con las series norteamericanas (que se habían adueñado de los mejores horarios desde los 60’s) en los 80’s cuando la producción nacional de países como México, Venezuela y Brasil aumenta. En los 90’s las telenovelas empiezan a ser apropiadas por cada país, donde se trasladan dimensiones de la vida y las culturas nacionales y locales, dando una gran variedad de narraciones que dejan ver una gran diversidad cultural.

Como se puede notar la globalización, la comunicación y la cultura son eslabones de una misma cadena, todos se afectan de alguna manera. Por ejemplo la cultura es un lugar de resistencia, donde se negocia con y hasta se puede transformar la globalización. En el caso de Latinoamérica, la relación entre medios de comunicación y cultura es muy compleja, debido a los procesos de privatización y el desconocimiento del papel de los medios audiovisuales en la cultura.

1.MARTÍN-BARBERO, Jesús. “La globalización en clave cultural”. En: Coloquio Globalismo y Pluralismo. Montreal: abril, 2002.
2.Entendido como: “un proceso que se hace y deshace incesantemente”. IBID Pág. 7
3.http://es.wikipedia.org/wiki/Carlos_Ardila_L%C3%BClle
4.http://es.wikipedia.org/wiki/Julio_Mario_Santo_Domingo
MARTÍN-BARBERO, Jesús. “La globalización en clave cultural”. En: Coloquio Globalismo y Pluralismo. Montreal: abril, 2002. Pág. 18
5.IBID. Pág. 19

2 responses to “Globalización, comunicación y cultura.

  1. Este ensayo corresponde al texto Pluralismo y Globalismo de Barbero? Tienes algun ensayo sobre ese texto, es muy valioso.

    • Hola, el texto es basado en “La globalización en clave cultural” de Jesús Martín Barbero. Y en este momento no tengo un ensayo sobre “Pluralismo y Globalismo”. Gracias por tu visita y tu comentario.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s